Decoración Wabi Sabi


“Los colores son neutros, las superficies son táctiles y desgastadas por el tiempo. Los objetos son pocos e imperfectos, pero cuentan una historia.”


Wabi Sabi se refiere a la estética de origen oriental japonés, cercano a la filosofía zen, enfocada en encontrar la belleza en las imperfecciones de la vida y la profundidad en la naturaleza. diseños asimétricos, casas en las que se siente el paso del tiempo, estancias que reivindican el uso de materiales orgánicos, esta tendencia devuelve lo sencillo y natural, hace Énfasis a la simplicidad, aceptar el ciclo natural de crecimiento y decadencia, regalan calma, confort y autenticidad al hogar.

Desde un punto de vista del diseño o ingeniería, wabi se interpretarÌa como la cualidad imperfecta de cualquier objeto, debida a inevitables limitaciones en el diseÒo y construcción. Así, sabi podría ser interpretado como el aspecto de imperfecta fiabilidad o limitada mortalidad de cualquier objeto; de aquí la conexión etimológica con la palabra japonesa sabi, oxidarse.

ìSimpleza rústica, minimalista cálido, naturaleza en estado puro¡ El wabi-sabi combina la atención a la composición del minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza.

El material estrella de la decoración Wabi Sabi, es la madera ya sea embellecida por el paso del tiempo o decapada (técnica de envejecimiento), la elección de los materiales como el bambú, el lino, el yute, materiales prácticamente sin tratar, ayudan a conseguirlo. Los elementos fabricados en arcilla o cerámica son habituales, de esta forma no habrá dos piezas iguales, detalles decorativos vinculados a la naturaleza piedras, fibras naturales y en textiles: algodón, lino, lana.

Todo lo que tiene historia, aporta alma a su casa. La vieja máquina de escribir de sus abuelos, la silla que hizo hace décadas un bisabuelo con sus manos, una mesa anticuada, algún objeto con un efecto oxidado, un espejo viejo. Hay una belleza ˙nica en las piezas antiguas, esto harán de su casa única. El paso del tiempo puede dejar en las piezas huellas, e incluso cicatrices, que las embellezcan haciéndolas más auténticas todavía.

Se busca que sean ambientes simples y cálidos, usar pocas piezas, pero bien escogidas en los materiales que transmitan calidez. No se trata de llegar al minimalismo ni ser demasiado sobrios, sino, buscar espacios que den sensación de libertad.

Pruebe dejar alguna pared al descubierto, el Wabi Sabi se trata de mostrar las imperfecciones como una virtud, no un defecto. Las paredes tienen textura, no busque que todas las superficies sean lisas y bien pulidas. Celebre las grietas y las marcas que el tiempo.

Los tonos neutros son clave para una decoración Wabi Sabi, todos los que te aporten tranquilidad, confort y serenidad. Los ideales son los que imitan los tonos de la naturaleza: blanco nieve, arena, grises, beige, verde olivo, azul turquesa.

El hecho de que la decoración Wabi Sabi valora la imperfección no significa que tolera desorden. Una casa ordenada transmite serenidad y esto nos hace sentir más cómodos. El equilibrio que muchas veces hemos conseguido con la simetría, aquí se logra con la simplicidad.

El Wabi Sabi es mucho más que una tendencia, es una forma de vida.

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *