Salón del mueble de Milán

El Salone del Mobile, que hunde sus raíces en Milán, se propone resumir y subrayar sus puntos fuertes y los elementos de interconexión entre el evento y la ciudad. Sus objetivos consisten en proseguir con el proceso de internacionalización que ambos emprendieron y en entregar a la comunidad del diseño algunas ideas de proyecto para el futuro próximo.

En 2019, se enriquece con una palabra nueva: “ingenio”. Porque el Salone del Mobile no es sólo una feria. El Salone del Mobile es un sistema de conexiones, creatividad e innovación. En una semana, con motivo del evento, llegan a Milán más de trescientas mil personas: son empresarios, periodistas, coleccionistas, intelectuales, críticos, diseñadores, arquitectos, creativos, trabajadores del sector del conocimiento y amantes de la belleza.

 

El Salone es, ante todo, una emoción: transmite positividad, entusiasmo, espíritu emprendedor y buen humor. Las empresas que trabajan y diseñan están orgullosas de invertir en el evento que se convertirá en el centro de la atención mundial. Los arquitectos y los diseñadores concentran su creatividad con el objeto de expresarla en el Salone. Hay emoción a la hora de preparar un diseño que, a la postre, trasladará más emoción y empatía. También la máquina organizativa del certamen trabaja un año junto a las empresas para ofrecerles el mejor escenario posible. Esta es la razón por la cual el Salone ya no es una simple feria sino una experiencia global: no sólo atrae a los visitantes profesionales que participan directamente, sino también a quienes no forman parte del negocio del diseño.

Los diseñadores y los arquitectos, que son los protagonistas del éxito del sistema interiorismo-casa, junto a las empresas, también deben su notoriedad en parte al Salone y a una Milán industrial que los acogió y creyó en su capacidad creativa. Presentaron sus primeros trabajos en el Salone del Mobile. Conquistaron el Compás de Oro al diseño de lo cotidiano. Hoy, nuestros grandes maestros firman edificios que cosechan galardones en Dubái, Nueva York, Pequín, Londres, Sidney, Tokio, Chicago y muchas otras ciudades del mundo. Los creativos del mundo entero vienen a Milán, donde el Salone es una escala casi obligada, para quienes deseen encontrarse y encontrar, para investigar y conquistar el merecido reconocimiento por el trabajo realizado o para sentar las bases de futuros proyectos.

 

En el Salón del Mueble de Milán es la iluminación también está viviendo un momento de gran redescubrimiento del pasado. Vuelven las obras maestras de otros tiempos, a las que se les otorga el valor de un auténtico tótem: por ejemplo, la firma Tato redescubre objetos de culto, como la lámpara Arenzano a tre fiamme que Ignazio Gardella diseñó en 1963 para Azucena. Por su parte, Santa&Cole vuelve a proponer Tatu, lámpara de sobremesa en forma de periscopio, que diseñara André Ricard en 1972. Del mismo modo, la lección del pasado se troca en formal y da pie a nuevas investigaciones. Como cabe apreciar cotejando la icónica lámpara de sobremesa Libra Lux de Roberto Menghi (1948), que hoy fabrica Nemo, con la Bird de Berhard Osann (en el catálogo de la misma casa) y con la aplicación de un principio de equilibrio idéntico, gracias a un contrapeso. Pero no todas son citas tan directas. De las atmósferas de otrora también se recupera cierta capacidad decorativa: así, Marcel Wanders posa mariposas y hace que broten tulipanes en la estructura clásica de la araña de Murano (Adonis para Barovier & Toso).

 

Como dato relevante durante la décima edición de la premiación SALONESATELLITE 2019 se entregaron los siguientes premios

 

Primer premio SALONESATELITE

Diseñador: KULI-KULI, JAPÓN (Stand D16)

Proyecto: KOBE CUERO

Descripción del Proyecto

Este estudio japonés se encuentra en Kobe, famoso por su carne. Los diseñadores, en colaboración con los curtidores locales, decidió convertir la piel de vaca, no utilizada tradicionalmente, en una colección de nuevos productos.

El proyecto de Kobe Leather es encomiable porque se basa en un proceso de recuperación, aprovechar el material para crear un sistema de diseño aplicable a una amplia gama de productos.

tipos

 

 

Segundo premio SALONESATELITE

Diseñador: STUDIO PHILIPP HAINKE, ALEMANIA (Stand B27)

Proyecto: HALO

Descripción del Proyecto

El concepto de silla Halo fue ideado para mostrar la fuerza y ​​las posibilidades de un material ligero hecho de cáñamo y caseína, que el diseñador desarrolló durante su proyecto de investigación.

La silla Halo es un ejemplo de diseño en su sentido más amplio, que exige el estudio contemporáneo de material, forma, funcionalidad y método de producción.

 

Tercer premio SALONESATELITE

Diseñador: BAKU SAKASHITA, JAPÓN (Stand C15)

Proyecto: 2.5 OBJETOS DIMENSIONALES.

 

Finalmente durante el cierre del Salone del Mobile Milano también se presentó un premio especial de por Vida a Mario Bellini, el diseñador milanés multifacético e innovador, muchos de cuyos muebles y objetos se han convertido en íconos capaces de anticipar o revolucionar el gusto y el estilo. El premio se hizo en reconocimiento a su creatividad y talento, como un reconocimiento por su capacidad para traducir ideas y proyectos en productos, iniciativas y arquitectura, y como agradecimiento por su gran contribución al Salone del Mobile a través de su colaboración con Muchas empresas expositoras.

Textos: Doris Iglesias / Salón del Mueble de Milán / Fotos Cortesía Salone del Mobile.Milano

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *